YOOtheme

Lo que no le puede faltar a un senderista

 

El trekking y el senderismo son actividades en las que en ocasiones se recorre durante más de un día una zona montañosa alejada de la civilización. Por tales características el equipamiento que se lleva cobra mucha importancia y de él dependerá que la actividad tenga éxito o que sea un auténtico calvario.

En cuanto a la vestimenta hay varios puntos clave que hay que tener en cuenta para no pasar frío, estar cómodo y no llevar exceso de peso:

 

Empezamos por abajo...

Elegir unas botas:

Hay varias opciones, de piel o no , mas altas o menos, tipos de suela, etc. Habrá que elegir aquellas con las que nos sintamos más cómodos, teniendo en cuenta que la suela deberá ser robusta, que agarre bien, y que sean a prueba de agua (Gore-Tex o similar), incluso si no hay prevista lluvia: puede que haya que cruzar algún riachuelo o que nos encontremos con nieve.

Al comprarlas, usa los calcetines que vayas a ponerte al andar, y pruébate todas las que haga falta hasta encontrar las que te vayan bien. Ten especialmente en cuenta lo siguiente:

 Los dedos no deben llegar al tope de la bota, y el ancho debe ser el adecuado, especialmente en la zona de los dedos. La bota debe proporcionar apoyo bajo el arco del pié. Alrededor y por encima del tobillo, la bota debe sentirse ajustada, pero no apretada -camina un poco con ella puesta para asegurarte. Si hay movimiento entre la bota y tu pie, esto puede producirte ampollas cuando vayas a una ruta. No debes sentir la bota suelta y el talón no debe despegarse de la suela al andar. Comprueba que no te apriete especialmente en la parte superior de los dedos. Si ves que te están bien, puedes pasar a hacer estas tres pruebas:

Test de dedos. Esta prueba es importante porque en las bajadas, especialmente si se va cargado, el pié se desliza hacia delante y si no hay suficiente espacio en la bota, puedes sufrir daños en los dedos.

Desata y afloja totalmente los cordones y mueve el pié hacia delante todo lo que puedas dentro de la bota hasta tocar la puntera. Ahora intenta introducir un dedo entre el talón y la bota, si puedes con una mínima fricción, el test está superado.

Test ‘sensorial’

Probárselas con calcetines gruesos es necesario para ver la talla correcta, pero puede impedirnos detectar si las botas nos van a molestar. Ahora quítate los calcetines y vuelve a probarte la bota. Fíjate especialmente si te aprietan o te molestan en los dedos meñiques y en la planta y/o arco del pie

Test de rampa

Si las botas han superado las dos pruebas anteriores, vuelve a ponerte los calcetines de andar y prueba la bota en una superficie inclinada. De pié sobre esta rampa, fuerza los pies hacia delante, ¿te chocan con la puntera? Si es así, necesitarás una talla mas.

 

 

Ropa: Sistema de capas

Cuando se está al aire libre, es importante ir adecuadamente vestido, eso puede significar que disfrutemos de la ruta o lo pasemos mal .

El llevar varias capas es una manera efectiva de manener la temperatura corporal adecuada, independientemente del tiempo que haga.

Capa exterior: Cortavientos que nos protege de viento, lluvia y nieve

Capa intermedia: Nos proporciona aislamiento y mantiene la temperatura

Capa básica: Aisla y aleja el sudor de la piel

Aparte de las funciones que cada capa cumple, también queda aire atrapado entre ellas. Ese aire nos mantiene a una temperatura mayor que si lleváramos una sola capa mas gruesa. Además este sistema nos permite flexibilidad: si tenemos calor, podemos prescindir de una capa y si tenemos frío, añadir una. Por ejemplo, podemos utilizar mas de una capa intermedia para situaciones de más frío.

Si queremos máxima comodidad, todas las capas deben ser transpirables o tener capacidad de alejar la transpiración. Si sólo una de las capas no cumple esta condición, las propiedades de las otras no serán tan efectivas.

Antes de salir a andar, es importante pensar el tipo de ropa que vas a necesitar. Puedes mirar la predicción del tiempo, pero, aunque cada vez aciertan mas, siempre hay que tener prevista la posibilidad de que haya cambios. También hay que tener en cuenta si es una ruta de un día o una salida de más días, la altura a la que se llegará y también hay que pensar en el viaje de vuelta, después de andar, en el que seguramente te vendrá bien poderte cambiar (las botas, o los calcetines, etc.).

Es conveniente llevar ropa extra para eventualidades, pero recuerda que tendrás que llevarla en la mochila... un buen consejo podría ser: “lleva siempre una capa más de las que piensas que vas a necesitar”. Así irás bien protegido sin tener que cargar con demasiado peso.

 

Pantalones:

Aparte de cosas obvias, como que hay que evitar los vaqueros, de nuevo aquí hay que elegir buscando la comodidad, un tejido ligero, tipo cordura,  es recomendable porque nos puede servir para el tiempo mas frío (con unas mallas debajo) y para temperaturas mas altas. Hay hoy en día gran cantidad de tejidos membrana que combinan  ligereza e impermeabilidad para cuando llueva, haga viento o frío, al tiempo que son transpirables, de forma que evacuan la humedad corporal resultante del ejercicio físico.

Tres  complementos para los pantalones son las ya mencionadas mallas para el tiempo mas frío y los pantalones de agua, impermeables para la lluvia. Hay que asegurarse que estos últimos se puedan poner sin quitarse las botas. Y las polainas, que nos protegerán de la nieve y/o del barro.

Complementos

No se deben olvidar las extremidades : guantes y gorro/gorra son importantes.
Gafas con filtro UV: en la montaña los rayos de sol pueden dañar tus ojos en gran medida, unas gafas de sol con filtro UV son la mejor opción para protegerlos.